NKE Blog

10 razones para apostar por BIM

23 noviembre 2016.- En la recta final de la década de los 90 la concepción de proyectos arquitectónicos y de ingeniería no podía entenderse sin las laboriosas jornadas de dibujo con lápiz de tinta. Si bien es cierto que la tecnología CAD ya era una realidad y que los constantes avances del software invitaban a abandonar técnicas con más romanticismo que efectividad, numerosas firmas y empresas esperaron al nuevo siglo para sumergirse en las no pocas virtudes que ofrecían las boyantes nuevas tecnologías.  

El segundo decenio comenzó con la irrupción de un término conocido en ciertos sectores pero de total desconocimiento para una amplia mayoría: BIM.  Este concepto lleva años en boca y oídos de profesionales ligados a la arquitectura, diseño e ingeniería, pero, ¿qué es realmente BIM? Building Information Modelling (Modelo de Información del Edificio) es una manera de desarrollar un proyecto que se fundamenta en múltiples herramientas cimentadas en tecnologías de la información. Detrás de estas siglas se encuentra el futuro en estudio, modelación y presentación de proyectos en los ámbitos anteriormente citados. BIM no es concepto volátil y con fecha de caducidad temprana, es el presente, y en los próximos años, tal y como sucedió con nuestros queridos pinceles a tinta, tendremos que abrazar la modernidad para llevar nuestros trabajos a un nivel superior.

A continuación desgranaremos los diez puntos fuertes de BIM, diez razones para apostar por la innovadora visión de la creación. 

1.- El 3D como eje principal

Una de las bondades más loadas de BIM es la mejora de la interpretación y visualización del proyecto en 3D. Esto da pie a organizar con más precisión y mayor celeridad las diferentes tareas implícitas a una construcción o diseño. La modelación 2D y 3D se integran desde el primer paso, ahorrando tiempo de cara a futuras revisiones que no tienen lugar hasta bien avanzado el proceso de cimentación.

Por otro lado tenemos el aspecto del dibujo técnico, que se desarrolla en paralelo al proyecto. Los elementos creados se componen por determinadas propiedades gráficas que se muestran automáticamente en el esbozo adoptando diversas hechuras, desde la confección de una planta hasta la configuración de una sección concreta de la edificación.

BIM_1.png

2.- Visualización temprana 

El método BIM facilita la construcción virtual de un edificio antes de comenzar cualquier obra. Así se pueden anticipar incoherencias, fallos de cálculo y errores de diseño. Nuestra obra se proyecta en un entorno virtual y en torno a eso se planifican puntos como la red eléctrica, la adquisición de materiales y la instalación de fontanería. Arrancar una construcción con un modelo completo y numerosa información otorga infinitas ventajas a todos los agentes inmersos en el proyecto.

3.- Aumento de productividad

BIM cambia por completo el concepto existente sobre metodología en el trabajo. La meta final del proyecto no varía, sino el camino a trazar para llegar hasta él. BIM no se limita a las herramientas válidas para abordar el diseño y transformación de cualquier tipo de edificación, puesto que también juega un rol decisivo durante todo su ciclo de vida, incluyendo la parte referida a su demolición.

Las mejoras en productividad son palpables en los tiempos marcados para desarrollar las tareas implícitas al proyecto. En determinados casos se puede llegar a ahorrar un 50% de tiempo utilizando elementos de diseño estándar. Los expertos que apuestan por esta metodología para sus cálculos coinciden en la precisión final de los trabajos, además de subrayar el ahorro de recursos. Quebraderos de cabeza provocados por los conflictos en la construcción quedan obsoletos gracias a un modelo que comprueba las cantidades estimadas, genera planos de confección y verifica las pautas de construcción.

4.- Cambios en tiempo real

Con el conjunto de información sobre el edificio introducido en BIM, todo cambio efectuado en el diseño se plasma automáticamente en todos los campos del proyecto al instante. De este modo se evitan en gran parte todos los errores y problemas que pueden surgir en este tipo de obras, como puede ser una divergencia entre el corte y una planta. Así, si todo ha sido correctamente asociado, no es necesario realizar una migración entre plataformas para complementar las diversas partes generadas.

BIM_2.png

5.- Nuevas vías para el diseño

El imparable avance de la tecnología está transformando nuestra concepción del diseño. BIM, cabecilla del cambio, no se ha quedado atrás en este fenómeno y se ha convertido en un poderoso aliado. Los diseñadores han recibido con sumo entusiasmo BIM, puesto que les abre la puerta de la innovación y la experimentación sin límite. Ingenieros y arquitectos actualmente tienen la posibilidad de diseñar formas que bordean la ciencia-ficción gracias a la capacidad del software actual.

El diseño ahora es actor determinante en el proceso creativo: Desde los primeros pasos donde se produce y recopila la información técnica hasta la profundización en las diversas fases de diseño y concreción. Las funciones que ofertan los recientes programas de diseño sirven para esbozar y plasmar estructuras complejas que sirven como base para posibles trabajos. 

6.- Documentación a mano en todo momento

BIM pone a nuestro alcance y de forma automática la totalidad de la información generada en el proyecto. Aquí encontramos documentación detallada, por ejemplo, todo sobre plantas, secciones y especificaciones técnicas de la edificación. Esta información adquiere mayor valor debido a su minuciosa representación en 3D. 

Las ventajas en materia de documentación van más allá de estos puntos elementales. El modelo BIM dispone datos no visibles a primera vista, tales como paredes, puertas, ventanas, estructuras o el calendario a seguir. Esta última faceta resulta de alta utilidad para organizar las actividades de construcción y el número de trabajadores requeridos para llevarlas a cabo.

Con las numerosas partes del proyecto controladas en todo momento es más factible gestionar el presupuesto estipulado para cada sección y periodo.  

BIM_3.png

7.- Reducción de costes

Cuando hablamos de un proyecto, ya sea de gran o pequeño tamaño, es inevitable hablar sobre presupuestos, gastos y precios. Aunque BIM todavía no ha dado con la fórmula mágica para reducir al mínimo el desembolso necesario para levantar una edificación, introduce valoraciones y estimaciones para controlar y, generalmente, reducir considerablemente la inversión en todos los ámbitos.

Con la metodología BIM el usuario, mediante software de cálculo automático, puede analizar y comparar de una manera rápida y eficaz las diversas opciones de diseños y materiales, lo que lleva a puertos más rentables y comprometidos con el medio ambiente.

 

8.- Seguridad reforzada

Pensar que BIM es una mera metodología útil para dar forma a nuestras ideas es un error común. Sí, sus grandes capacidades tienen más presencia en el campo técnico, pero tampoco hay que obviar que favorece la seguridad durante la edificación y en su posterior ciclo de vida.

Existen ejemplos que demuestran que BIM resulta más que interesante a la hora de plantear soluciones para posibles casos de riesgo. Un contratista puede valorar los plausibles problemas de una construcción sin tener que estar in situ y el modelado 3D aumenta considerablemente la seguridad operacional. Por último, a día de hoy la tecnología brinda la oportunidad de generar situaciones de conflicto beneficiosas para la optimización de sistemas de incendios o salidas de emergencia.

BIM_4.png

9.- Apuesta por la sostenibilidad

El uso de cantidades exactas por la planificación medida al detalle significa la ausencia de desperdicios. Con BIM se aprovecha prácticamente la totalidad de materiales y productos necesarios para la construcción y favorece una demolición sostenible. Y no sólo eso, ya que el modelado de energía minimiza su uso durante la vida del edificio.

El fin del proceso constructivo no supone el abandono de lo creado. Con BIM podemos analizar desde el primer día hasta un supuesto derribo aspectos ligados a la eco-eficiencia y disminuir considerablemente las emisiones de CO2. 

10.- El futuro se escribe en BIM

BIM ha dejado de ser un bonito planteamiento utilizado por una minoría para convertirse en la metodología que marcará el presente y el futuro de la arquitectura, ingeniería y diseño. No subirse a este tren supone quedarse fuera de la vanguardia en nuestro sector, perder clientes y, por ende, numerosos contratos.

En países a la cabeza en aspectos tecnológicos como Suecia, Alemania o Estados Unidos la penetración BIM es más avanzada y varios gobiernos de la UE han mostrado su disposición para requerir BIM en todos los proyectos de construcción a programar en un futuro próximo. Esto ha supuesto un considerable aumento de profesionales especializados en softwares vinculados con esta forma de trabajo, siendo Revit de Autodesk la punta de la lanza de estas herramientas de obligado conocimiento por parte de todos los profesionales del ámbito de la construcción y diseño.

bim.jpg

Richiedi Informazioni